Lentejas viudas

Lentejas viudas

Share on Google+0Share on Facebook8Tweet about this on Twitter1Pin on Pinterest2

Ingredientes para cuatro personas

Modo de hacerlo

Lentejas viudas

Lentejas viudas

Estas lentejas son ideales para comer habitualmente porque no tienen nada de grasa, únicamente un poco de aceite que prácticamente va en crudo, eso sí, no hay que dejar de comer de vez en cuando unas buenas lentejas estofadas con su tocinito, chorizo, jamón, morcillita…

Me acuerdo que cuando era pequeña hacer las lentejas era un ritual familiar, nos poníamos mi abuela, mi madre y yo en una mesa con una bandeja e ibámos quitando las piedritas y apartando las lentejas una a una, era un poco rollo pero tenía su encanto, te ibas echando unas charletas y éstas si que había que ponerlas a remojo, actualmente por lo menos las pardinas, las chiquititas, no es necesario, de hecho al ponerlas a remojo se suelen deshacer, basta con ponerlas en un colador y pasarlas por el grifo para quitarles el polvo que pudieran tener.

En una cazuela ponemos las lentejas, la zanahoria pelada y cortada en rodajitas, un trocito de pimiento verde cortado en tiras (como unos tres o cuatro dedos), un trozo de cebolla pelada y entera, los dientes de ajo con piel y lavados, la hojita de laurel, las patatas peladas y cascadas – no cortadas sino como para guiso, empezamos el corte y arrancamos, esto es importante para que suelten la fécula y ayude a espesar el caldo –  ponemos a punto de sal, aunque al final probaremos y rectificaremos así que mejor que falte que no que sobre y cubrimos con bastante agua, hay que tener en cuenta que las lentejas absorben mucho caldo, como unos cuatro o cinco dedos por encima de los ingredientes y ponemos a fuego vivo hasta que empiecen a hervir, una vez empiezen a hervir bajamos el fuego pero justo hasta el punto que en ningún momento pare el hervor y dejamos cocer hasta que estén listas, una media hora.

Lentejas viudas

Lentejas viudas

Mientras tanto partimos en trocitos otro trozo de cebolla y otro trozo de pimiento y reservamos. Una vez listas las lentejas en una sartén para huevos fritos (de las pequeñas) añadimos como un dedo de aceite, freimos la cebolla y el pimiento a fuego vivo, esto no lleva mucho tiempo, retiramos la sartén del fuego y añadimos una cucharadita rasa de pimentón (fuera del fuego para que no se queme), damos un meneo e inmediatamente lo añadimos a las lentejas, dejamos hervir unos cinco minutos más para que las lentejas cojan el sabor del sofrito y listo.

Si nos pasamos de lentejas no pasa nada porque se pueden comer otro día, incluso congelarlas, se pueden hacer en puré, pasadas por un pasapurés no por la batidora acompañadas de unos picatostes (pan frito)…a mi me gusta añadirles unas gotitas de vinagre, pero eso ya en la mesa y al que le guste.

También se pueden servir en cuacharillas como aperitivo caliente con un buen vinito, eso sí.

Si las hacemos en olla rápida o express, se harían igual siguiendo los tiempos del fabricante y una vez hechas, abriríamos la olla, añadiríamos el sofrito y dejaríamos que dieran un hervor.

Share on Google+0Share on Facebook8Tweet about this on Twitter1Pin on Pinterest2
2 comentarios en esta receta
  1. Me encantan las lentejas yo las hago cada 15 dias , las hago de diferentes maneras pero nunca las he hecho como estas. Asi que la proxima vez las hare .
    Un saludo
    Mary.

  2. Hola Mary, nos encanta que pruebes la receta y esperamos que te guste, si tienes alguna otra, mándanosla y estaremos encantados de hacerla. Muchas gracias ;-)

Deja un comentario