Rosquillas

Rosquillas

Share on Google+5Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest11Print this pageEmail this to someone

Ingredientes para unas 18 / 20 rosquillas

  • 2 huevos grandes
  • 8 cucharadas de azucar
  • 500 kg de harina de repostería
  • 1 sobre de levadura
  • La piel de un limón, la mitad rallada para la masa y la otra mitad a tiras para aromatizar el aceite
  • Cucharada y media de granos de anís
  • 2 clavos de olor
  • Medio vaso de los de agua de aceite de oliva suave para freir

Para rebozar

  • Azúcar
  • Canela

Modo de hacerlo

Rosquillas

Rosquillas

Hay muchísimas recetas de rosquillas, esta es la que solemos hacer nosotros y salen riquísimas.

Lo primero que hay que hacer es poner a calentar a fuego muy bajo el aceite junto con la cucharada y media de anises, la cáscara de medio limón (procurando evitar la parte blanca porque amarga) y los dos clavos de olor.

Cuando empieza a freir, retiramos del fuego, colamos, y dejamos enfriar (no hace falta que esté frío del todo, es para que los huevos no cuajen al añadir el aceite).

Mientras tanto, en un bol y con unas varillas (con las de la batidora queda estupendo y en un momentito) mezclamos, muy, muy bien la harina junto con la ralladura de medio limón, el mismo que habíamos utilizado antes y los huevos (al final le puse tres porque no eran demasiado grandes por lo que tuve que añadir algo más de medio kilo de harina, la cantidad de harina nos la va pidiendo).

Rosquillas

Rosquillas

Por otro mezclamos la harina con la levadura y la tamizamos (importante para que no queden grumos).

Una vez templado el aceite se lo añadimos a la mezcla de azúcar y huevos, seguimos trabajando la masa y cuando esté bien mezclado y ya sin las varillas vamos añadiendo la harina tamizada poco a poco; podemos empezar mezclando con una cuchara de madera para no pringarnos demasiado pero hay que acabar con las manos. Una vez lista la masa, tiene que quedar una masa espesa pero cremosa, nos untamos las manos con un poco de aceite y vamos haciendo bolitas, más o menos del tamaño de una nuez, albóndiga…las ponemos sobre la mesa de trabajo y vamos presionando en el centro con el dedo para hacer el agujero de la rosquilla; también se pueden hacer rosquillas dobles poniendo una bolita sobre otra y haciendo la misma operación, cuestión de gustos.

Rosquillas

Rosquillas

Una vez montadas las rosquillas sólo queda freirlas en abundante aceite caliente pero sin pasarnos, lo justo para que se doren pero no demasiado para que dé tiempo a que se hagan por dentro.

Una vez fritas las ponemos sobre papel absorbente y antes de que se enfríen del todo las rebozamos por azúcar solo o azúcar y canela o espolvoreamos con azúcar glas (para hacer el azúcar glas, basta con pasarlo por un molinillo de café o por las cuchillas de la batidora ).

Otra cosa que hay que tener en cuenta a la hora de freirlas es el cazo o sartén que vamos a utilizar, si las hacemos de una en una tardaremos más tiempo pero ahorraremos aceite, tiene que ser un cacillo alto sobre todo si las queremos hacer dobles, al freirlas aol principio se irán al fondo pero en un ratín suben para arriba, cuidado si no suben porque se quemarán, tendremos que echar más aceite.

Si las hacemos en una sartén ámplia, necesitaremos bastante más aceite pero ahorraremos más tiempo.

De un día para otro están más ricas y por supuesto acompañadas de un cafelito.

Share on Google+5Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest11Print this pageEmail this to someone
1 comentario en esta receta

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.