Pollo asado al pesto

Pollo asado al pesto

Share on Google+2Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest2Print this pageEmail this to someone

Ingredientes para 4 personas

  • 1 pollo
  • Vino dulce o similar
  • Sal
  • Pimienta

Para la salsa pesto

  • 4 ó 5 puñados de hojas de albahaca
  • 3 dientes de ajo sin el germen
  • 50 g de piñones, un puñado
  • 1/2 cucharada de café de sal gruesa, una pizca
  • 150 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 30 g de Pecorino
  • 30 g de Parmesano

Modo de hacerlo

Pollo asado al pesto

Pollo asado al pesto

Una vez lavadas y secas las hojas de albahaca las troceamos con la mano y las echamos en un mortero junto con la sal gruesa, los piñones y el ajo cortado a trocitos  (para que resulte más fácil machacarlo) y sin el germen.

La cantidad de ajo podemos variarla según nos guste de fuerte y los piñones sustituirlos por otro fruto seco aunque la receta original es con piñones, una vez bien machacado, añadimos los dos quesos recién rallados y seguimos machacando hasta que quede una pasta cremosa, por último añadimos el aceite revolvemos y reservamos.

En vez de Pecorino he utilizado un queso de oveja de leche cruda que me acababan de regalar de la ribera del Alberche, por cierto, espectacular, el Pecorino es parecido, un queso de oveja de leche cruda pero generalmente de la zona de Cerdeña, pecora es oveja en italiano.

Vamos con el pollo, lo limpiamos un poco quitándose el exceso de grasa que suele tener por el culete, quemamos las plumitas si quedara alguna, le cortamos el cuello (momento sanguinario), lavamos y salpimentamos por dentro.

Una vez limpio, vamos metiendo la mano entre la piel y la carne por la parte gruesa, es decir, con las pechugas hacia arriba y vamos haciendo hueco rellenando a la vez con el pesto hasta llegar hasta el final, también por los muslos; con una cuchara vamos introduciendo el relleno y con la ayuda de la mano presionando sobre la piel vamos esparciendo el relleno, así hasta que este bien extendido por todas partes entre la piel y la carne.

La salsa que nos sobre se conserva perfectamente en un frasco en la nevera una semana.

Precalentamos el horno a 180º. (imprescindible para todos los asados)

Colocamos el pollo en una fuente, y mejor sobre una rejilla, los jugos caen a la bandeja y se tuesta mejor, lo untamos con un pincel con un poco de aceite del pesto y lo introducimos al horno.

A la media hora, lo regamos con un buen chorretón de vino dulce o brandy, a los 45 minutos le damos la vuelta, volvemos a añadir otro chorrete, a los 40 minutos volvemos a dar la vuelta al pollo y los últimos cinco minutos un poco de grill para que tueste.

El tiempo depende del tamaño del pollo, la verdad es que este era un pollo bastante hermoso de unos 2 kg.

Share on Google+2Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest2Print this pageEmail this to someone

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.