Crujiente de alcachofas o alcachofas fritas

Crujiente de alcachofas

Share on Google+3Share on Facebook14Tweet about this on Twitter3Pin on Pinterest8

Ingredientes para 4 personas

Modo de hacerlo

Revuelto con Crujiente de alcachofas

Revuelto con Crujiente de alcachofas

La única dificultad que tiene esta receta es limpiar las alcachofas y no es que tenga mucha. Preparamos un bol con agua fría y unas ramas de perejil para ir echándolas según las vamos limpiando para que no ennegrezcan, hay quien les echa en vez del perejil unas gotas de vinagre o limón, personalmente prefiero el perejil porque no las acidula (no cogen ningún tipo de sabor).

Cortamos las alcachofas por las puntas, dependiendo del tamaño por unos dos centímetros y vamos deshojando con las manos las hojas más duras hasta llegar al corazón, la parte más blanquita, cortamos un trozo del tallo – yo no lo corto hasta la base porque me encanta – y lo pelamos. En una tabla, las cortamos por la mitad y quitamos la pelusilla del centro si la tuviera, las cortamos a gajos y las echamos al bol.

Si no vamos a hacer muchas no hace falta ponerlas en agua, y si las ponemos hay que secarlas muy bien para que no salpiquen al freirlas.

Crujiente de alcachofas

Crujiente de alcachofas

Ponemos a calentar en un cazo o sartén el aceite de oliva,  las freimos hasta que esten doraditas y escurrimos sobre un papel absorbente o rejilla. Una vez fritas, las salamos.

La verdad es que están riquísimas y sirven tanto de aperitivo solas o como acompañamiento de cualquier plato.

Share on Google+3Share on Facebook14Tweet about this on Twitter3Pin on Pinterest8

Deja un comentario