Arroz a la cubana

Arroz a la cubana

Ingredientes para 4 personas

  • Entre 70 y 80 g de arroz por persona
  • 2 ó 3 dientes de ajo
  • Huevos, 1 ó 2 por persona
  • 4 plátanos
  • 4 rodajas de piña natural o en almíbar
Arroz a la cubana

Arroz a la cubana

Para la salsa de tomate

  • 1 kg de tomate natural pelado y entero
  • 2 dientes de ajo
  • Una cebolleta o cebolla pequeña
  • 5 tomates deshidratados, rehidratados en aceite de oliva
  • Hojas de albahaca fresca u orégano
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Azúcar moreno

Modo de hacerlo.

El arroz blanco se puede hacer de distintas maneras, para esta receta me gusta que quede muy suelto, para ello ponemos a cocer abundante agua con sal y cuando rompa a hervir añadimos el arroz, le damos unas vueltas para que no se pegue y en unos 17 ó 18 minutos listo, lo pasamos a un escurridor, lavamos debajo del grifo para que suelte el almidón y dejamos escurrir.

Arroz a la cubana

Arroz a la cubana

Para la salsa de tomate añadimos a una cazuela un chorretón de aceite (unas 4 cucharadas) y ponemos a pochar la cebolla cortada en brunoise con un poco de sal que ayuda a pochar, cuando este medio pochada añadimos los ajitos picados y vigilamos que no se nos queme, una vez todo pochamos añadimos el tomate, (recomiendo el tomate natural entero y pelado, a mi parecer queda bastante mejor) y vamos aplastando con una cuchara de madera o un machaca patatas. En el momento en que empieza a evaporar el líquido bajamos el fuego, ponemos a punto de sal y de azúcar si la necesitara (normalmente la misma cantidad de sal que de azúcar, pero sólo si los tomates no resultaran ácidos) añadimos los tomates secos en aceite cortados en trocitos, este es el truco, le da un sabor especial, y dejamos al mínimo casi una hora dando vueltas de vez en cuando para que o se nos pegue y en el último minuto añadimos la albahaca fresca picada. Es un poco pesado pero de verdad, merece la pena.Los tomates secos los tenemos que hidratar más o menos una media hora en agua, escurrirlos y meterlos en bote con aceite de oliva extra virgen, se conservan perfectamente en la nevera y sirven para enriquecer multitud de salsas y ese aceite tampoco se tira.

Ahora toca rehogar el arroz, pelamos unos ajitos, los doramos en un poco de aceite y rehogamos el arroz.

Por otro lado en una sartén con un poco de mantequilla doramos los plátanos pelados cortados de la manera que más nos guste, lo mismo con la piña escurrida y freímos los huevos en abundante aceite caliente.

El tomate y el arroz se pueden tener hechos con antelación, la historia es coordinar todo para que los huevos no se queden fríos.

Empanadillas de bonito en escabeche

Empanadillas de bonito en escabeche

Ingredientes para 16 empanadillas

  • 1 paquete de empanadillas de las grandes
  • Unos 100 g de bonito en escabeche, del bueno 😉
  • 1 huevo duro
  • Salsa de tomate casera, unas 4 ó 5 cucharadas
  • Una latita de pimiento morrón

Modo de hacerlo

Empanadillas de bonito en escabeche

Empanadillas de bonito en escabeche

Lo importante de esta receta es que queden bien crujientes.

Un rato antes de empezar a cocinar sacaremos el huevo y la masa de empanadillas para que atemperen, esto evitará que el huevo se rompa a la hora de cocerlo, ponemos a escurrir el bonito, esto es importante, si queremos conservar el escabeche para aderezar alguna ensalada podemos hacerlo.

En un cacillo con agua fría ponemos a hervir el huevo, en diez minutos estará listo y dejamos enfriar.

En un bol, desmigamos el escabeche, rallamos el huevo duro – me gusta más rallarlo que picarlo para que se mezcle mejor, pero al que le guste encontrase trocitos que lo pique a cuchillo – añadimos el pimiento morrón bien picadito, igual uno entero es demasiado, mezclamos y vamos añadiendo la salsa de tomate, la que admita, unas cuatro o cinco
cucharadas será suficiente, la mezcla tiene que quedar seca, sin caldo. Rellenamos las empanadillas poniendo un poco de relleno sobre la mitad de la masa, mojamos el borde con un poco de agua, podemos hacerlo con el dedo, cerramos la empanadilla y la sellamos con un tenedor para que quede la típica puntilla.

Empanadillas de bonito en escabeche

Empanadillas de bonito en escabeche

En un sartén con abundante aceite caliente las vamos friendo, como si fueran huevos fritos, salpicando por encima con una espumadera con esto conseguiremos que se inflen y queden muy crujientes, una vez doradas las ponemos en vez de sobre papel absorbente sobre una rejilla de esta manera no se ablandarán y a comer.

Podemos hacerlas también al horno unos 180 grados, untadas con un poco de huevo batido unos quince minutos, hasta que estén doradas aunque a mí, las de bonito, siempre me gustan más fritas.

Se pueden comer tanto frías como calientes, de aperitivo, como un segundo plato acompañado de una ensalada…

Níscalos al ajillo con huevo

Níscalos al ajillo con huevo

Níscalos al ajillo con huevo

Níscalos al ajillo con huevo

Ingredientes para 4 personas

  • 600 gr de níscalos
  • 3 ó 4 dientes de ajo
  • Guindilla o cayena (opcional)
  • Perejil picado
  • Huevos
  • Aceite de oliva
  • Sal

Modo de hacerlo

Las setas no son más que el fruto de los hongos, es decir el hongo es como si fuera el árbol y las setas los frutos.A la hora de limpiar las setas hay que tener en cuenta que son unos frutos muy delicados y que entre el 80 y 90 % de la seta es agua por lo que nunca hay que sumergirlos en agua para limpiarlos, perderían aroma y sabor.

Níscalos al ajillo con huevo

Níscalos al ajillo con huevo

Primero quitaremos con una puntilla las partes que estuvieran dañadas y luego aunque resulte bastante pesado las vamos limpiando una a una con un paño húmedo, sólo si no tuviéramos más remedio las pasaríamos un poco por debajo del grifo. Las dejamos escurrir y troceamos las más grandes simplemente con las manos.

En una sartén con un poco de aceite de oliva doramos los ajos junto con la guindilla, si hemos optado por echarla y cuando estén rubios, añadimos los níscalos y los cocinamos a fuego vivo los cinco primeros minutos para que suelten todo el agua, después bajamos el fuego y dejamos unos diez minutos más, hasta que el agua evapore pero quede un caldillo espeso que es una delicia. En el último momento podemos añadirles perejil picado.

Níscalos al ajillo con huevo

Níscalos al ajillo con huevo

Níscalos al ajillo con huevo

Níscalos al ajillo con huevo

Los podemos añadir de unos huevos fritos tal cual o como en este caso y para los que les guste el huevo frito pero con la yema crudita, un truco, separamos la clara de la yema y la ponemos sobre los níscalos todavía calientes, ese calor es suficiente para que la yema se caliente y se cuaje un pelín y por otro freímos la clara y listo.Es fundamental comerlos calientes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.