Buñuelos de viento rellenos

Buñuelos de viento

Ingredientes

Buñuelos de viento

Buñuelos de viento

Para la masa de buñuelos

  • 150 g de harina
  • 250 g de agua o mitad agua y mitad leche o todo leche
  • 35 g de mantequilla
  • Pizca de sal sal
  • Cáscara de limón
  • Los huevos que admita
  • Aceite de oliva suave para freir

Para la crema pastelera

  • 5 yemas de huevo
  • 1/2 litro de leche
  • 40 g de maizena, unas dos cucharadas colmadas
  • 4 cucharadas de azúcar
  • Un poco de corteza de limón (opcional)
  • Una rama de canela o vainilla (opcional)

Para la crema de café

  • Lo mismo que la anterior más 2 tazas de café concentrado
Buñuelos de viento

Buñuelos de viento

Para los de chocolate

  • Lo mismo que la de crema pastelera más 40 g de cacao amargo en polvo

Para la nata montada

  • Nata
  • Azúcar

Para los buñuelos sin relleno

  • Azúcar
  • Canela

Modo de hacerlo

Buñuelos de viento

Buñuelos de viento

Lo primero que haremos es la crema pastelera,  la de chocolate y café son variantes de la misma.  En un cazo añadimos el medio litro de leche con el trocito de cáscara de limón y la canela (si queremos) y lo ponemos a infusionar al mínimo.Mientras, en un bol batimos las yemas, junto con el azúcar, una vez bien mezclado añadimos la maicena poco a poco y seguimos batiendo, tiene que quedar bien incorporada la harina. para la crema de chocolate añadiremos ahora el cacao en polvo y para la de café, los dos café fríos, para que no cuajen las yemas.

Una vez hecho esto, apartamos el cazo del fuego, sacamos la cáscara de limón y la canela y añadimos poco a poco la mezcla batiendo enérgicamente, lo volvemos a poner en el fuego y no paramos de batir hasta que empiece a espesar. Reservamos y tapamos con papel film.

Buñuelos de viento

Buñuelos de viento

Para hacer la nata simplemente tenemos que montar la nata de repostería con el azúcar y reservar en la nevera.

Para hacer la masa de buñuelos ponemos la leche o el agua o mitad leche mitad agua a calentar junto con la cáscara de limón y la mantequilla a hervir, cuando empiece a hervir sacamos la cáscara de limón, bajamos un poco el fuego y  añadimos de golpe la harina (que habremos tamizado y mezclado con la sal ) y empezamos a amasar con una cuchara, tiene que cocinarse a fuego lento unos cinco minutos, retiramos del fuego, ponemos en un bol, dejamos entibiar otros cinco minutos y empezamos a añadir los huevos, uno a uno, hasta que no se absorba por completo el primer huevo no añadiremos el segundo y así sucesivamente los huevos que nos pida, hasta conseguir una masa fina y brillante, punto de corbata.

Calentamos abundante aceite en una cazuela o sartén y con dos cucharillas de café mojadas en el aceite caliente vamos añadiendo pequeñas porciones. Al principio se hundirán un poco y si la masa está bien hecha se darán solos la vuelta, una vez dorados ponemos sobre papel absorbente.

Buñuelos de viento

Buñuelos de viento

Hacemos un pequeño agujero y los rellenamos con la masa elegida con una manga pastelera. Se pueden comer tal cual rebozados en una mezcla de azúcar y canela antes de que enfríen del todo.

Si hacemos los buñuelos con manga pasteleras saldrán más redonditos aunque yo siempre los hago con cucharillas aunque queden más feos con flequitos.

Si no tenemos manga, para rellenarlos podemos utilizar una bolsa de congelados y cortarla por el pico.

Esta masa también se puede utilizar con rellenos salados.

Espero que los hagas Huberio!!

 

Rosquillas

Rosquillas

Ingredientes para unas 18 / 20 rosquillas

  • 2 huevos grandes
  • 8 cucharadas de azucar
  • 500 kg de harina de repostería
  • 1 sobre de levadura
  • La piel de un limón, la mitad rallada para la masa y la otra mitad a tiras para aromatizar el aceite
  • Cucharada y media de granos de anís
  • 2 clavos de olor
  • Medio vaso de los de agua de aceite de oliva suave para freir

Para rebozar

  • Azúcar
  • Canela

Modo de hacerlo

Rosquillas

Rosquillas

Hay muchísimas recetas de rosquillas, esta es la que solemos hacer nosotros y salen riquísimas.

Lo primero que hay que hacer es poner a calentar a fuego muy bajo el aceite junto con la cucharada y media de anises, la cáscara de medio limón (procurando evitar la parte blanca porque amarga) y los dos clavos de olor.

Cuando empieza a freir, retiramos del fuego, colamos, y dejamos enfriar (no hace falta que esté frío del todo, es para que los huevos no cuajen al añadir el aceite).

Mientras tanto, en un bol y con unas varillas (con las de la batidora queda estupendo y en un momentito) mezclamos, muy, muy bien la harina junto con la ralladura de medio limón, el mismo que habíamos utilizado antes y los huevos (al final le puse tres porque no eran demasiado grandes por lo que tuve que añadir algo más de medio kilo de harina, la cantidad de harina nos la va pidiendo).

Rosquillas

Rosquillas

Por otro mezclamos la harina con la levadura y la tamizamos (importante para que no queden grumos).

Una vez templado el aceite se lo añadimos a la mezcla de azúcar y huevos, seguimos trabajando la masa y cuando esté bien mezclado y ya sin las varillas vamos añadiendo la harina tamizada poco a poco; podemos empezar mezclando con una cuchara de madera para no pringarnos demasiado pero hay que acabar con las manos. Una vez lista la masa, tiene que quedar una masa espesa pero cremosa, nos untamos las manos con un poco de aceite y vamos haciendo bolitas, más o menos del tamaño de una nuez, albóndiga…las ponemos sobre la mesa de trabajo y vamos presionando en el centro con el dedo para hacer el agujero de la rosquilla; también se pueden hacer rosquillas dobles poniendo una bolita sobre otra y haciendo la misma operación, cuestión de gustos.

Rosquillas

Rosquillas

Una vez montadas las rosquillas sólo queda freirlas en abundante aceite caliente pero sin pasarnos, lo justo para que se doren pero no demasiado para que dé tiempo a que se hagan por dentro.

Una vez fritas las ponemos sobre papel absorbente y antes de que se enfríen del todo las rebozamos por azúcar solo o azúcar y canela o espolvoreamos con azúcar glas (para hacer el azúcar glas, basta con pasarlo por un molinillo de café o por las cuchillas de la batidora ).

Otra cosa que hay que tener en cuenta a la hora de freirlas es el cazo o sartén que vamos a utilizar, si las hacemos de una en una tardaremos más tiempo pero ahorraremos aceite, tiene que ser un cacillo alto sobre todo si las queremos hacer dobles, al freirlas aol principio se irán al fondo pero en un ratín suben para arriba, cuidado si no suben porque se quemarán, tendremos que echar más aceite.

Si las hacemos en una sartén ámplia, necesitaremos bastante más aceite pero ahorraremos más tiempo.

De un día para otro están más ricas y por supuesto acompañadas de un cafelito.

Bocados de morcilla de Burgos

Bocados de morcilla de Burgos

Bocados de morcilla de Burgos

Bocados de morcilla de Burgos

Ingredientes para unas 14 ó 15

  • Morcilla de Burgos
  • Piñones
  • Dulce de membrillo
  • Unas hojas tiernas de hierbabuena fresca
  • Queso de oveja de leche cruda o el que nos guste
  • Harina para rebozar
  • Aceite suave  para freir

Modo de hacerlo

Este invento surge porque no sabía que hacer con un trozo de morcilla que me había sobrado de un cocido, no era mucho, menos de la mitad de una morcilla, unos cuatro dedos, tenía membrillo y unos piñones y “voila”, los bocados de morcilla, lo del nombre simplemente viene por el tamaño, no se deben hacer demasiado grandes para que no empalaguen, el tamaño ideal es cómo el de una canica grande, son ideales para un aperitivo y tomar dos o tres, de verdad que resultaron exquisitas.

Bocados de morcilla de Burgos

Bocados de morcilla de Burgos

Empezamos con la receta, lo primero que haremos es tostar los piñones en una sartén sin nada de aceite, hay que vigilarlos para que se tuesten pero no se quemen, unos minutos, los sacamos, los troceamos con un cuchillo y reservamos.

Pelamos el trozo de morcilla y lo echamos en la sartén y la vamos deshaciendo con una cuchara de madera, añadimos el membrillo cortado a daditos, calculo que la cantidad de membrillo sería como un quesito y medio / dos quesitos, lo mejor es ir añadiendo poco a poco y probar (tiene que quedar un sabor sutíl, no demasiado dulzón) y lo vamos mezclando con la morcilla hasta que se deshaga del todo.

Bocados de morcilla de Burgos

Bocados de morcilla de Burgos

Una vez deshecho y bien repartido lo mezclamos con los piñones, volvemos a mezclar bien y lo echamos a un bol, lo dejamos templar, lo tapamos con papel film y lo metemos en el congelador por unos 15 minutos, lo suficiente para que nos sea más fácil moldear las bolitas.

Pasado este tiempo, formamos las bolitas, las pasamos por harina, sacudimos el exceso de harina y las freimos en abundante aceite caliente, como si fueran croquetas, un minuto más o menos, simplemente hasta que se doren, las sacamos y las ponemos sobre papel absorbente.

Bocados de morcilla de Burgos

Bocados de morcilla de Burgos

Para montar el plato, cortamos el trozo de queso, en este caso de oveja de leche cruda de la ribera del Alberche, colocamos una hojita tierna de hierbabuena (no os imaginais el toque que le dá) colocamos el bocado de morcilla encima, y listo, un aperitivo fácil y riquísimo, espero que os guste 😉

Pollo asado al pesto

Pollo asado al pesto

Ingredientes para 4 personas

  • 1 pollo
  • Vino dulce o similar
  • Sal
  • Pimienta

Para la salsa pesto

  • 4 ó 5 puñados de hojas de albahaca
  • 3 dientes de ajo sin el germen
  • 50 g de piñones, un puñado
  • 1/2 cucharada de café de sal gruesa, una pizca
  • 150 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 30 g de Pecorino
  • 30 g de Parmesano

Modo de hacerlo

Pollo asado al pesto

Pollo asado al pesto

Una vez lavadas y secas las hojas de albahaca las troceamos con la mano y las echamos en un mortero junto con la sal gruesa, los piñones y el ajo cortado a trocitos  (para que resulte más fácil machacarlo) y sin el germen.

La cantidad de ajo podemos variarla según nos guste de fuerte y los piñones sustituirlos por otro fruto seco aunque la receta original es con piñones, una vez bien machacado, añadimos los dos quesos recién rallados y seguimos machacando hasta que quede una pasta cremosa, por último añadimos el aceite revolvemos y reservamos.

En vez de Pecorino he utilizado un queso de oveja de leche cruda que me acababan de regalar de la ribera del Alberche, por cierto, espectacular, el Pecorino es parecido, un queso de oveja de leche cruda pero generalmente de la zona de Cerdeña, pecora es oveja en italiano.

Vamos con el pollo, lo limpiamos un poco quitándose el exceso de grasa que suele tener por el culete, quemamos las plumitas si quedara alguna, le cortamos el cuello (momento sanguinario), lavamos y salpimentamos por dentro.

Una vez limpio, vamos metiendo la mano entre la piel y la carne por la parte gruesa, es decir, con las pechugas hacia arriba y vamos haciendo hueco rellenando a la vez con el pesto hasta llegar hasta el final, también por los muslos; con una cuchara vamos introduciendo el relleno y con la ayuda de la mano presionando sobre la piel vamos esparciendo el relleno, así hasta que este bien extendido por todas partes entre la piel y la carne.

La salsa que nos sobre se conserva perfectamente en un frasco en la nevera una semana.

Precalentamos el horno a 180º. (imprescindible para todos los asados)

Colocamos el pollo en una fuente, y mejor sobre una rejilla, los jugos caen a la bandeja y se tuesta mejor, lo untamos con un pincel con un poco de aceite del pesto y lo introducimos al horno.

A la media hora, lo regamos con un buen chorretón de vino dulce o brandy, a los 45 minutos le damos la vuelta, volvemos a añadir otro chorrete, a los 40 minutos volvemos a dar la vuelta al pollo y los últimos cinco minutos un poco de grill para que tueste.

El tiempo depende del tamaño del pollo, la verdad es que este era un pollo bastante hermoso de unos 2 kg.

Cachopo de setas y cabrales

Cachopo de setas y cabrales

Ingredientes para 2 personas

Cachopo de setas y cabrales

Cachopo de setas y cabrales

  • 4 filetes de ternera, cortados finitos
  • Setas
  • Cabrales
  • Sal
  • Pimienta
  • Ajetes o un par de dientes de ajo
  • Harina
  • Huevo
  • Pan rallado
  • Aceite suave para freir

Modo de hacerlo

El Cachopo es un plato típico asturiano que consiste en dos filetes de ternera empanados a modo de San Jacobo y relleno tradicionalmente de jamón serrano y queso aunque actualmente admite todo tipo de rellenos, en este caso de setas y cabrales.

Cachopo de setas y cabrales

Cachopo de setas y cabrales

Tenemos varias opciones, o que nos los corten a modo de libro,  utilzar un único filete – los filetes de empanar suelen ser muy grandes – y doblarlos por la mitad, o lo que suelo hacer yo que es utilizar dos filetes procurando no rellenarlos hasta el borde para que a la hora de empanar y freir el relleno no se salga, es suficiente con dejar un centímetro de espacio. A mi me gusta más esta forma que la de doblarla por la mitad porque por la parte del doblez siempre queda un poco más grueso, no sé, pueden ser manías.

Lo primero que haremos es espalmar los filetes – es decir los golpeamos con una piedra o utensilio similar – para dejarlos lo más finos posibles, salpimentamos con cuidado ya que lleva cabrales y no es necesaria tanta sal, añadimos el cabrales en trocitos – si está a temperatura ambiente resulta más fácil untarlo – , dejando un espacio por los bordes y reservamos.

Mientras tanto en una sartén con un poco de aceite, doramos un par de dientes de ajo o unos ajetes y añadimos las setas debidamente troceadas (ya que son para un relleno) y esperamos hasta que pierdan todo el agua; una vez estén las setas listas las ponemos sobre el filete, cerramos con el otro filete y lo pasamos con cuidado  por harina, le damos unos golpecitos para quitar el exceso, luego por huevo y por último por pan rallado y freímos en abundante aceite a fuego no demasiado alto para que se nos haga por dentro.

Cachopo de setas y cabrales

Cachopo de setas y cabrales

Cachopo de setas y cabrales

Cachopo de setas y cabrales

Acompañado de patatas fritas o ensalada o de unos piquillos esta riquísimo.

Las setas las podemos utilizar de cualquier variedad que nos guste, tanto frescas como congeladas o deshidratadas. Si son frescas las limpiamos con un paño húmedo y las cortamos mejor a mano que a cuchillo.

Lomo de cerdo a la sal con compota agridulce

Lomo de cerdo a la sal

Ingredientes para 8 personas

  • 1,200 Kg de lomo de cerdo
  • Unos dós kilos de sal gruesa
  • Un poco de sal fina
  • Especias al gusto o nada, en este caso romero y una hoja de laurel

Para la compota Agridulce

  • Cascara de limón
  • Canela en rama
  • Vino dulce
  • Cebolla
  • 1 Manzana reineta
Lomo de cerdo a la sal

Lomo de cerdo a la sal

En la foto no llama mucho la atención por el colorido pero estaba realmente espectacular.

Lo que más tiempo de elaboración lleva es la compota aunque no tiene ninguna complicación. Ponemos a pochar la cebolla junto con la manzana pelada en una poco de aceite  junto con la rama de canela y la cáscara de medio limón, unas dos tiras -con cuidado de no extraer la parte blanca porque amarga- salpimentamos y dejamos pochar lentamente, sin prisa. Cuando esté prácticamente pochada añadimos un buen chorretón de vino dulce y un poco de agua, dejamos reducir a la mitad (esto nos llevará un poco más de media hora), retiramos la cáscara de limón y la canela, pasamos por el pasapurés y listo.

Para el lomo de cerdo, colocamos en un bol la sal gruesa junto con el vaso de sal fina que ayudará a crear la costra añadimos la hoja de laurel y el romero, si utilizamos las especias secas las deshacemos con la mano y mezclamos. Hacemos una cama en una bandeja para horno, colocamos el lomo de cerdo y cubrimos con la sal restante apelmazando con las manos, para esto nos ayudamos de un poco de agua – como si regáramos con la mano, sin pasarnos – e introducimos a horno precalentado a 180º entre 45 y 50 minutos.

Una vez hecho, sacamos la bandeja del horno, rompemos la sal por el borde del lomo con un cuchillo y si está bien hecho la pieza saldrá entera, cortamos en lonchas y servimos junto con la compota.

Esta receta está fenomenal porque se puede comer tanto caliente o fría a modo de fiambre.

Lubina a la sal con vinagreta de cilantro

Lubina a la sal

Ingredientes para dos personas

  • 2 Lubinas de ración
  • Sal gruesa
  • Medio vaso Sal fina
  • Unas ramitas de tomillo limonero fresco (opcional)

Para la vinagreta

  • 1 Aguacate
  • 1 Tomate pequeño
  • 1/2  Cebolleta pequeña
  • Cilantro
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Zumo de lima o limón

Modo de hacerlo

Lubina a la sal

Lubina a la sal

La verdad es que eran unas lubinitas hermosas, de unos 400g cada una una. Le decimos al pescadero que nos las limpie para hacer a la sal, realmente abren una pequeña abertura por donde sacan las tripas, nunca hay que quitar las escamas.

En un bol, mezclamos entre 1 y 1/2 de sal gruesa con un vaso de sal fina, añadimos unas ramitas de tomillo limonero, mezclamos y añadimos unas gotas de agua, como si regáramos con la mano. Hacemos una cama fina en la fuente, colocamos las lubinas, cubrimos con el resto de sal, metemos a horno precalentado a 180º durante unos 12 ó 13 minutos y listo.

Se puede acompañar de multitud de salsas, patatas hervidas, asadas, en este caso con una vinagreta de cilantro con una aguacate  , un poco de cebolleta, un tomate pelado, cilantro, todo cortado pequeñito y aderezado con aceite de oliva virgen extra, sal y zumo de lima o limón.

Lubina a la sal

Lubina a la sal

Si hacemos las patatas  asadas, las lavamos bien, las envolvemos en papel de plata y las metemos a horno precalentado a 180º durante una hora,  hora y media dependiendo del tamaño dándole la vuelta a la mitad del asado. Para comprobar si están, con un guante para no quemarnos las estrujamos un poco, tienen que estar blanditas.

A la cebolla tampoco hay que quitarle la piel; es conveniente ponerlas sobre una fuente refractaria porque sueltan azúcares que se quedan pegados y resulta más complicado limpiarlos en la bandeja del horno que en la fuente. También es importante elegir las patatas y cebollas de tamaño parecido para que tarden lo mismo en asarse.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.