Coliflor rebozada con salsa tártara

Coliflor rebozada

Ingredientes para cuatro personas

  • Una coliflor no muy grande
  • 1 Huevo
  • Harina para rebozar
  • Sal
  • 4 Patatitas, para la guarnición

Ingredientes para la salsa Tartara

  • Salsa mayonesa
  • Un puñado de alcaparras
  • 1 Cebolleta pequeña
  • 1 ó 2 pepinillos dependiendo del tamaño

Aceite de oliva vírgen suave, para freir

Modo de hacerlo

Coliflor rebozada

Coliflor rebozada

Lo primero es elegir una coliflor bien blanquita, sin manchas, la cortamos en ramilletes, no demasiado grandes, la lavamos y la ponemos a hervir en una cazuela con abundante agua y sal.  Hay quien le echa un poco de leche, dicen que así huele menos al hervirla. En unos 15 ó 20 minutos la tendremos lista. Podemos añadir una patata pelada por persona para comerla después como guarnición.

Una vez cocida, la escurrimos bien, la secamos con un poco de papel absorbente y la rebozamos primero por harina y luego por huevo, ponemos una sartén con bastante aceite y las freímos hasta que se doren, luego las volvemos a poner sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite. Hasta aquí todo normal, pero no sé en qué estaría pensando que en vez de rebozar por harina y luego huevo, lo hice al revés y cual fué mi sorpresa que quedaron más crujientes y absorbieron menos aceite, podéis probar con un par de ramilletes y de la manera que más os guste haceis el resto.

Por otro lado mientras se cuece la coliflor hacemos una salsa mayonesa a la que añadiremos una cebolleta cortada muy pequeña, unas alcaparras y pepinillo picado.

Servimos junto a la colifror, la patata y un poco de salsa.

Puede servir de aperitivo si lo servimos en trozos pequeños.

Carne asada

Carne asada

Ingredientes para 6 / 8 personas

  • 1 1/2 kg de carne de contra (podría ser también lomo alto o bajo)
  • 1 Cebolla
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Vino blanco (opcional)

Modo de hacerlo

Carne asada

Carne asada

La carne de contra es una carne muy ríca para esta receta y resulta más barata que el lomo alto  (roast beef) o bajo.

Lo primero que tenemos que hacer es sacar de la nevera la carne para atemperarla por lo menos 2 ‘o 3 horas antes de cocinarla.

A mi la carne asada me gusta hacerla en una rustidera, una fuente de horno que tiene una rejilla y así la carne nos está en contacto con la bandeja y se hace por igual.

Cortamos una cebolla en juliana finita y la ponemos sobre la bandeja, le añadimos un poco de sal y colocamos la rejilla. La carne me gusta hacerla tal cual, sin quitarle la grasa ya que la proteje, le da sabor y luego es muy fácil quitarla.

Hay distintas formas de hacerla, salpimentarla y sellarla por todos los lados en una cazuela con un poco de aceite, calentar en una sartén pequeñita, como del tamaño de un huevo frito un dedo de aceite y cuando está humeante verterlo sobre la carne  que ya habremos puesto sobre la rejilla, o bien en crudo con un poco de aceite.

El tiempo de asado varía mucho en función de cómo nos guste la carne. Personalmente me gusta muy rosita y ese punto se consigue cuando pinchando un termometro en el centro de la carne la temperatura llega a 55º – 60º, si nos gusta un poco más hecha pero todavía algo rosita unos 65º, a partir de a partir de 70º queda muy hecha, sinceramente de sabor yo no aprecio mucho la diferencia, eso sí, al sellarla, merma bastante más.

Si queremos añadirle el vino lo hacemos unos 10 minutos antes de que esté hecha la carne. Nos puede suceder, que la carne esté hecha y la cebolla no haya dorado, no importa, sacamos la carne (que además hay que dejar reposar unos 15 minutos envuelta en papel albal antes de cortarla para que no pierda los jugos) ponemos el grill y dejamos que acabe de hacerse la cebolla dándole vueltas de vez en cuando.

En total la carne hasta llegar a 55º estuvo en el horno unos 50 minutos a 150º.

A la hora de cortar la carne me gusta utilizar un cuchillo jamonero porque se consiguen unas lonchas muy finas.

Como guarnición en este caso hemos hecho un puré de patata, unos guisantes y zanahorias cocidos y luego rehogados en un poco de mantequilla.

Si nos sobrara carne y por lo que sea no quedara salsa, simplemente como fiambre en un sandwich untado con mantequilla y unos berros está riquísima.

También podríamos hacerle unos pimientos verdes y tomates a la plancha, una salsa ligerita de pimienta…

Lo bueno de que la carne esté menos hecha es que tiene solución, al que le guste un poco más hecha se le puede pasar una vez cortada un poco por la sartén y además si sobra no se seca tanto (para que no se reseque, es mejor calentar bien la salsa y no la carne.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.