Codornices Escabechadas

Ingredientes
(para cuatro personas)

  • 8 codornices.
  • 1 cebolla grande.
  • 1/2 cabeza de ajo.
  • 1 hoja de laurel.
  • 1 vaso de vino blanco.
  • Pimienta negra.
  • Aceite de oliva.
  • Sal.
  • Vinagre.
  • Agua.

Forma de Proceder

Una vez limpias las codornices de vísceras y plumas, las pasamos por una llama para eliminar los plumones.
Seguidamente las enharinamos y las freimoss en una sartén con abundante aceite hasta que queden doradas por todas partes y reservamos.
En el mismo aceite doramos media cabeza de ajos partida al través y echamos la cebolla partida en juliana, junto con la hoja de laurel y los granos de pimienta vertiendo sobre todo ello un vaso de vino blanco. Bajamos el fuego y dejamos reducir, cuando la cebolla este transparente incorporamos las codornices y las cubrimos con agua y vinagre a partes iguales. Al cabo de veinte minutos las codornices estarán listas para consumir. Las codornices así preparadas pueden conservarse varios días en el frigorífico  y ser utilizadas como plato de carne o como base de ensaladas de lechugas o escarolas.

Autor: salae3
Grupos de noticias: es.charla.gastronomia

Pularda con trufas

Ingredientes:

  • 1 Pularda pequeña
  • 1 Trufa
  • 200 ml. de Vino blanco seco
  • 20 grs. de Harina
  • 20 grs. de Mantequilla blanda
  • 3 Cucharadas de nata líquida
  • 2 Yemas de huevo
  • El zumo de 1 limón
  • 1 lt. de Agua
  • 1 Pastilla de caldo de ave concentrado
  • Sal
  • Pimienta

Modo de hacerlo:

La víspera, se corta la trufa en láminas finas y se deslizan bajo la piel de la pularda, en la pechuga y los muslos empezando por la base del cuello. Salpimentarla, atarla y envolverla en 2 hojas de papel parafinado y guardarla en el frigorífico 24 horas.
Disolver la pastilla de caldo en el agua y ponerlo en el compartimiento inferior de la vaporera, añadir el vino y llevar a ebullición. Poner la pularda envuelta en el papel perforado en varios puntos y cocerla 1 y 1/2 hora a fuego lento, vigilando por si fuera necesario añadir agua.
Cuando la pularda esté cocida, se hace la salsa, poniendo en un cazo el líquido de la cocción y el jugo que haya soltado en el papel parafinado. Se reduce a fuego vivo y, sin dejar de batir, se añade la mantequilla, previamente mezclada con la harina.
Fuera del fuego, se añade la nata, las yemas y el zumo de limón.
Trocear la pularda y Servir al momento cubierta con la salsa y con una guarnición de verduras hervidas si se desea.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.